Cómo cambiar el mundo según Yannick Roudaut.

372_1

Para cambiar la realidad en la que vivimos, primero debemos conocer de dónde venimos, como vivimos y hacia dónde vamos para poder replantear los modos de vida. Para conocer un poco sobre la historia del mundo, y a partir de que factores este se moviliza, te invitamos a leer esta charla de Ted de Yannick Roudaut: “Notre conception du monde nous interdit du monde de demain”.

¿Cómo hacemos para cambiar el mundo? ¿Cómo hacemos para vivir en un mundo mejor?

En primer lugar, da una explicación de cómo funciona el mundo en nuestros días. En el año 2007, se produce la crisis de las hipotecas subprime y el colapso de los bancos americanos. Esto ha sido un electroshock y representó un cambio en la perspectiva de cómo se vivía en el mundo, lo que nos da la pauta de que estamos ante una oportunidad excepcional en la historia de la humanidad para el cambio de paradigma.

Jared Diamond escribe “Colapso”, donde expone los 5 factores del colapso de las civilizaciones, que están presentes nuevamente hoy en día. Algunas de las civilizaciones estudiadas son: vikingos, mayas, Mesopotamia. Hoy en día no es solo un pueblo, sino toda la comunidad mundial es la que está involucrada, somos todos nosotros.

Los factores que son:

  1. Factor ambiental
  2. Cambio climático
  3. El resurgimientos de conflictos militares
  4. Desintegración de alianzas diplomáticas y comerciales.
  5. La ceguera de las elites.

Es por eso que se plantea el hecho de que estamos cerca de vivenciar un nuevo Renacimiento. Este señor plantea las causas por la que se originó el Renacimiento dado en Europa Occidental en los siglos XV y XVI , para poder hacer una comparación con el momento actual.

Las pautas del renacimiento fueron:

  1. Una nueva percepción del mundo.
  2. Creatividad.
  3. Violencia.
  4. Difusión, comunicación.
  5. La inquisición.

Desde el punto de vista económico:

  1. El crecimiento es el solo motor de la economía.
  2. El crecimiento es infinito.
  3. El sacrificio del ser viviente está al servicio este crecimiento.

Tenemos el derecho de contaminar, envenenar, intoxicar porque el crecimiento lo exige.

La esclavitud no se negociaba hace dos o tres siglos atrás. Todos los modelos económicos europeos y americanos se basaban en la esclavitud. Hoy se basan en la explotación y el sacrificio del ser viviente. Este hombre lo califica como un modelo económico destructivo.

El desarrollo económico en el cual basamos la economía nos lleva a un punto trágico, el cual este hombre lo expresa con la siguiente frase:

“De todas maneras, la naturaleza terminara por dar su veto final, y todo habrá terminado.” El cambio será inminente.

¿Cómo llegamos a este punto?

Descartes, hace 4 siglos atrás dijo: “El hombre es el único maestro y poseedor de la naturaleza.” Dominamos la naturaleza, le damos forma, la modelamos, hacemos con ella lo que queremos. Entonces, sacamos de ella, y tiramos en ella. El hombre se ve externo a la naturaleza y ese es el problema principal de las consecuencias de hoy en día.

Michel Serres, en 1990, plantea el hacer con la naturaleza y publica su libro “El contrato con la naturaleza”, promoviendo a la creación de un nuevo paradigma en el quehacer humano y en el cual se creen un listado de derechos del planeta.

¿Cómo vamos a hacer?

Yannik propone la creación de una declaración universal de los deberes del hombre en relación a la naturaleza. Esta será la herramienta del mundo de mañana, que nos permitirá poner los límites de nuestra actividad y accionar. La conexión será lo que permitirá el desarrollo y la organización de esta nueva declaración. La conexión, la interactividad, las redes sociales y la discusión serán los medios para cambiar el mundo.

 

Le agradezco a Sabrina García Gimenez, por haberme recomendado este video, y por ser parte y gran colaboradora en el camino del cambio de conciencia.

Advertisements

Encontrar y trascender. El espacio público y la ciudad.

Lo que hallarán en las próximas palabras, frases, párrafos, es un conjunto de varias cosas que se fueron dando en el trascurso de una media hora. Quizás un poco más, porque el origen de la cuestión radica de una semana atrás. Seguidamente de esta introducción, se encontrarán con un listado de verbos, sustantivos, adjetivos, cada uno con sus respectivos significados. ¿Por qué detenerse y ver la esencia de cada concepto? Porque creo que es pertinente a veces parar la máquina, y detenernos a ver que estamos pensando, si es correcto o no, si estamos diciendo realmente lo que queremos expresar. Es bueno volver a las fuentes – en este caso a la Real Academia Española- y estudiar un poco.

Caminar: Andar determinada distancia/ Ir de viaje/ Ir andando de un lugar a otro/ Dirigirse hacia un lugar o una meta, avanzar hacia él.

Recorrer: Atravesar un espacio o lugar en toda su extensión o longitud/ Efectuar un trayecto/ Registrar, mirar con cuidado, andando de una parte a otra, para averiguar lo que se desea saber o hallar/ Repasar/ Reparar lo que estaba deteriorado.

Encontrar: Dar con algo o alguien que se busca/ Dar con algo o alguien sin buscarlo/ Hallarse en cierto estado/ Opinar diferente/ Conformar, coincidir, convenir/ Hallar algo que causa sorpresa.

Efímero: Pasajero, de corta duración.

Transitorio: Pasajero, temporal/ Caduco, perecedero, fugaz.

Trascender: Exhalar olor tan vivo y subido, que penetra y se extiende a gran distancia/ Dicho de algo que estaba oculto: Empezar a ser conocido o sabido/ Dicho de los efectos de algunas cosas: Extenderse o comunicarse a otras, produciendo consecuencias/ Estar o ir más allá de algo/ Dicho de una noción que no es género: Aplicarse a todo, como acontece con las de unidad y ser/ En el sistema kantiano, traspasar los límites de la experiencia posible/ Penetrar, comprender, averiguar algo que está oculto.

Espacio: Extensión que contiene toda la materia existente/ Parte que ocupa cada objeto sensible/ Capacidad de terreno, sitio o lugar/ Transcurso de tiempo entre dos sucesos.

Ciudad: Conjunto de edificios y calles, regidos por un ayuntamiento, cuya población densa y numerosa se dedica por lo común a actividades no agrícolas/ Lo urbano, en oposición a lo rural.

Quizás se pregunten  la razón de mi elección de estas palabras. Resulta ser que una de las cosas que creo que hacen bien al espíritu, la mente y la imaginación es el caminar. Es así como un día, salí a la calle, y volví a caminar sin rumbo. Emprendo el trayecto, el cual no estaba definido, claro está, pero que siempre tiene un sentido similar. Quizás sea porque haya áreas de la ciudad con las cuales siento ciertas particularidades o energía, no lo sé. Recorro, observo, abro los ojos, trato de estar atenta. En ese recorrido, me detengo ya que encuentro que algo llama mi atención. Estaba en la vereda de enfrente a la mía, ahí inmóvil, con un mensaje esperando a ser leído, escuchado. Me pongo a pensar cuantas personas han pasado por ahí, sin percibirlo, o también cuantas si lo han visto y se han quedado para atenderlo de cierta manera. El hecho es que me encontré con él, estaba envuelto por completo, y tratando de sobrevivir a una realidad que trata de aniquilarlo. Alguien lo vio allí, indefenso y lo trato de sanar con las vendas curativas, y no sólo eso, dejó en él ciertas palabras o mensajes entre esperanzadores y de aliento.

Se trataba de un árbol en el medio del espacio urbano, un árbol que alguien decidió que ya no debía continuar con el curso de su ciclo natural.

WP_001041  WP_001043

WP_001046  WP_001047

De todo este recorrido, del registro un hecho, y luego de la reflexión, se me desprenden varias cuestiones para pensar:

• El tema del recorrido de un espacio urbano, de una ciudad. Por un lado pensar en las huellas que deja la misma, contando una historia, un pasado, un presente y un futuro, una realidad.

• Descubrir el mundo en qué vivimos desde otro lugar, salir con otra mirada, estar atentos y despojarnos de nuestros prejuicios y ataduras que no nos dejan ver más allá de lo que acontece.

• Plantear a la ciudad como soporte o medio de expresión. Pensar el espacio como lugar libre y democrático que busca ser intervenido para decir algo y que llegue a todos. Trascender del espacio del museo en sí, cuestionarlo.

• Observar el arte como algo efímero, o bien que contenga en si un ciclo de vida, más acorde o en relación a lo sustentable. La transformación de los materiales utilizados, los mensajes, la metamorfosis del soporte y del hecho artístico.

• La transmisión de un mensaje, y como conmover a los transeúntes, a los ciudadanos de este espacio. Encontrar este ejemplo, y darle entidad de mensaje ambiental. Más allá del hecho artístico, transgrede y ofrece una perspectiva de pensamiento hacia un cambio actual y real que debemos hacer.

• La ciudad la construimos entre todos, y como ella busca ser escuchada, busca dar mensajes, grita a su manera los cambios que necesita establecer.

Eso sería lo que una cuestión mínima, o al parecer mínima puede llegar a provocar en una persona, ser, habitante, caminante.  Hace unos días también escribía unas reflexiones que vinieron a mi mente, y en este momento, siento que es la mejor forma de concluir este texto, ya que abarca ampliamente lo que les quiere hacer llegar. Reflexión que en su momento parecía poco, y fue hallando una forma propia:

“E igualmente, uno trasciende sin darse cuenta, dejando huellas, sin percibir el alcance que puedan llegar a tener. El trascender es inevitable. El alcance es infinito, en relación al tiempo, espacio, seres, realidad.”

Imágenes de la realidad. Reflexiones para un cambio.

Art p1

Artículo publicado en la Revista Digital de la Asociación Civil Argentina “Creatividad Ética”, en Agosto de 2012.En el mismo cuento sobre mis trabajos de fotografía y su relación con la arquitectura, y viceversa, como se retroalimentan entre ellos. Por otro lado, expreso el cambio que debemos afrontar en los días actuales y mostrar una mirada hacia el futuro.

El link del artículo: http://creatividadetica.org/d_interes%20general/02_publicaciones/cemagazine_nro14.pdf